La batalla legal por CRISPR suma otro problema a todos los que ya tiene la ciencia contemporánea

Crispr Cas9 Editing Of The Genome 26453307604

Durante estos años, mientras hablábamos de las posibilidades de CRISPR y las nuevas técnicas de edición genética, en un despacho de Estados Unidos dos universidades se disputaban el futuro de la ingeniería genética y los 46.000 millones de dólares que podría generar la patente.

Ahora, por fin, tenemos una sentencia que resuelve (parcialmente) el problema. Y pese a que el desarrollo biotecnológico ha hecho que no fuera tan trascendental como parecía hace un par de años, la sentencia puede acabar por mandar un mensaje muy peligroso a los científicos de todo el mundo.

Una batalla a muerte por 46.000 millones de dólares

Doudna Charpentier

Un poco después de que el equipo de Doudna y Charpentier usara por primera vez CRISPR como un "bisturí molecular" para editar el genoma, en un laboratorio de Massachusetts Feng Zhang y su equipo ampliaban el potencial de la técnica al aplicarla a células eucariotas (es decir, las células de los organismos complejos). Ahí está toda la disputa.

Cuando el 15 de marzo de 2013, la Universidad de California solicitó una patente para el método CRISPR-Cas9 en "células no humanas", en las oficinas legales del MIT vieron cómo se les volvía a escapar otra patente clave.

Las patentes están en el origen de la batalla científico-legal más importante del momento

En 1974, Stanford y la Universidad de California habían patentado la tecnología del ADN recombinante. En aquellos años, los royalties alcanzaron los 255 millones de dólares; la cantidad ahora era mucho más alta (decenas de miles de millones), pero sobre todo parecía estar en juego quién iba a liderar la revolución biotecnológica que se avecinaba.

Así que en el MIT decidieron jugársela y solicitaron, por el procedimiento rápido, la patente de CRISPR para células humanas. Es decir, estaban apostando por llevarse para casa todas las aplicaciones clínicas que pudieran existir. La guerra estaba en marcha.

La batalla se recrudece

adn

El 15 de abril de 2014, se concedió la patente del MIT mientras la de la Universidad de California seguía aún en proceso de revisión. La batalla se volvió muy turbia. En ese momento, el Instituto Broad del MIT comenzó a emitir licencias de explotación de la técnica. Así que los abogados californianos solicitaron un "procedimiento de interferencia". Es decir, sostenían que las patentes de Zhang interferían con las de Doudna.

El resultado de esta primera batalla legal es que, según la justicia norteamericana, esa interferencia no existe. En una decisión de 51 páginas, los jueces entienden que las posibles aplicaciones clínicas de CRISPR no se derivan 'obviamente' de los trabajos de Doudna y Charpentier. Es decir, que la patente del MIT sigue en pie. Al menos, por ahora, dado que todos esperamos que la Universidad de California recurra la decisión.

¿Cómo nos afecta esto?

lab

Cuando empezó la disputa, parecía una batalla clave para definir el futuro de la ingeniería genética. Sobre todo, por los movimientos que empezaron a pedir un cambio de la ley de patentes que liberara estas tecnologías cruciales.

Desde entonces, el movimiento antipatentes se ha difuminado y Zhang y su equipo descubrieron una nueva versión patentada con el nombre de Editas, CPF1. Ante la efervescencia del campo, todo parece indicar que aparecerán técnicas nuevas que romperán el monopolio que se esperaba.

El problema ahora es el mensaje que manda a los investigadores: la ciencia abierta puede volverse en su contra

No obstante, sí hay una consecuencia muy negativa: lo que significa este dictamen para la ciencia abierta. Los jueces se han basado en declaraciones públicas de Doudna para llegar a su conclusión. Y eso puede mandar un mensaje muy problemático a los científicos.

En un mundo donde las patentes se están convirtiendo en una baza estratégica clave para financiar la ciencia, este dictamen puede cambiar significativamente la forma en que las universidades y los centros de investigación se comunican. Si nos descuidamos un poco, nos encontraremos en un entorno bunquerizado y lleno de secretismo donde la colaboración sea casi un imposible: un entorno perfecto para ahondar en los problemas que ya tenemos.

También te recomendamos


Dolly y la clonación: nacimiento, fama y ocaso de la oveja más famosa del mundo en 14 imágenes


¿Qué significa que Reino Unido permita la edición genética de embriones?


¿Por qué en Rusia hay que llevar una cámara en el coche?


La noticia

La batalla legal por CRISPR suma otro problema a todos los que ya tiene la ciencia contemporánea

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Chequea también

650_1200

Los camiones autónomos están aquí, pero aseguran que éste no busca sustituir al conductor

Se dice que la próxima gran revolución tecnológica será cuando los vehículos de conducción autónoma estén entre nosotros, un paso que algunos estiman reducirá de forma significativa los accidentes. Los sistemas de conducción autónoma llegarán eventualmente a una amplia gama de vehículos, donde los camiones de reparto y de maquinaria pesada han sido los que más críticas han recibido, ya que su implementación representaría una fuente de trabajo menos para los humanos. Sin embargo, parece no todas las compañías buscan sustituir a los humanos. Embark es una nueva startup estadounidense que busca sumarse al segmento en el desarrollo de los camiones de reparto autónomos, segmento hasta el momento es dominado por Otto, propiedad de Uber, la cual ya hizo su primera entrega de 51.744 latas de cerveza a lo largo de 160 kilómetros sin un conductor. "Camiones autónomos que apoyarán a los humanos" Embark era una startup completamente desconocida, hasta hoy que están presentando su apuesta por el mercado de los camiones autónomos, la cual resulta atractiva ya que, según ellos, no buscan reemplazar el trabajo de un conductor, sino apoyarlo en su labor. Y también están dando a conocer que han obtenido los permisos para arrancar pruebas en las carretas de Nevada, Estados Unidos. Embark cuenta con dinero proveniente de Maven Ventures y un equipo de inversores compuesto por ejecutivos que han trabajado para Audi, SpaceX, y otras compañías. Esto ha servido para que la nueva startup haya creado el primer prototipo de su camión autónomo, con el que piensan arrancar las pruebas en las próximas semanas. El sistema creado por Embark es considerado una especie de "piloto automático para autopistas", que es la parte del trayecto que tiende a ser más predecible y sin tanta dificultad, ya que aquí no hay peatones, ciclistas o semáforos, además de que la velocidad suele ser constante. Con esto se busca que el conductor pueda descansar en estos trayectos largos, que es donde son más vulnerables a las distracciones y la somnolencia. Embark dice que en el futuro todavía habrá trabajo para los conductores, ya que ellos son, hasta el momento, los únicos capaces de conducir un camión de estas dimensiones dentro de zonas urbanas, donde los sistemas pueden llegar a confundirse gracias a las miles de variables presentes. Además de que el humano aún sigue siendo responsable de entregar la carga. El camión de Embark cuenta con todo el equipo que ya hemos visto en otros sistemas, como radares, cámaras, sensores de profundidad y LIDAR, lo que lo hace capaz de moverse a una velocidad constante sin importar las condiciones meteorológicas sea de día o noche, incluso es capaz de cambiar de carril. Embark aún no tiene claro el precio que tendrá este camión, además de que están contemplando la idea de vender el puro sistema, el cual se podría instalar a cualquier camión como si fuese una especie de kit de conducción autónoma, pero esto lo sabremos más adelante cuando lleguen los primeros resultados de las pruebas. Más información | Embark En Xataka | La primera entrega de un camión de cerveza autónomo ha terminado con éxito: ya no hay vuelta atrás También te recomendamos Este autobús no tiene conductor y lleva seis meses en las calles de Grecia sin accidentes Dispositivos, marcas y tendencias, todo lo que nos trae el Mobile World Congress Esta furgoneta de reparto es autónoma, eléctrica y se arma en sólo cuatro horas - La noticia Los camiones autónomos están aquí, pero aseguran que éste no busca sustituir al conductor fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .