La batalla legal por CRISPR suma otro problema a todos los que ya tiene la ciencia contemporánea

Crispr Cas9 Editing Of The Genome 26453307604

Durante estos años, mientras hablábamos de las posibilidades de CRISPR y las nuevas técnicas de edición genética, en un despacho de Estados Unidos dos universidades se disputaban el futuro de la ingeniería genética y los 46.000 millones de dólares que podría generar la patente.

Ahora, por fin, tenemos una sentencia que resuelve (parcialmente) el problema. Y pese a que el desarrollo biotecnológico ha hecho que no fuera tan trascendental como parecía hace un par de años, la sentencia puede acabar por mandar un mensaje muy peligroso a los científicos de todo el mundo.

Una batalla a muerte por 46.000 millones de dólares

Doudna Charpentier

Un poco después de que el equipo de Doudna y Charpentier usara por primera vez CRISPR como un "bisturí molecular" para editar el genoma, en un laboratorio de Massachusetts Feng Zhang y su equipo ampliaban el potencial de la técnica al aplicarla a células eucariotas (es decir, las células de los organismos complejos). Ahí está toda la disputa.

Cuando el 15 de marzo de 2013, la Universidad de California solicitó una patente para el método CRISPR-Cas9 en "células no humanas", en las oficinas legales del MIT vieron cómo se les volvía a escapar otra patente clave.

Las patentes están en el origen de la batalla científico-legal más importante del momento

En 1974, Stanford y la Universidad de California habían patentado la tecnología del ADN recombinante. En aquellos años, los royalties alcanzaron los 255 millones de dólares; la cantidad ahora era mucho más alta (decenas de miles de millones), pero sobre todo parecía estar en juego quién iba a liderar la revolución biotecnológica que se avecinaba.

Así que en el MIT decidieron jugársela y solicitaron, por el procedimiento rápido, la patente de CRISPR para células humanas. Es decir, estaban apostando por llevarse para casa todas las aplicaciones clínicas que pudieran existir. La guerra estaba en marcha.

La batalla se recrudece

adn

El 15 de abril de 2014, se concedió la patente del MIT mientras la de la Universidad de California seguía aún en proceso de revisión. La batalla se volvió muy turbia. En ese momento, el Instituto Broad del MIT comenzó a emitir licencias de explotación de la técnica. Así que los abogados californianos solicitaron un "procedimiento de interferencia". Es decir, sostenían que las patentes de Zhang interferían con las de Doudna.

El resultado de esta primera batalla legal es que, según la justicia norteamericana, esa interferencia no existe. En una decisión de 51 páginas, los jueces entienden que las posibles aplicaciones clínicas de CRISPR no se derivan 'obviamente' de los trabajos de Doudna y Charpentier. Es decir, que la patente del MIT sigue en pie. Al menos, por ahora, dado que todos esperamos que la Universidad de California recurra la decisión.

¿Cómo nos afecta esto?

lab

Cuando empezó la disputa, parecía una batalla clave para definir el futuro de la ingeniería genética. Sobre todo, por los movimientos que empezaron a pedir un cambio de la ley de patentes que liberara estas tecnologías cruciales.

Desde entonces, el movimiento antipatentes se ha difuminado y Zhang y su equipo descubrieron una nueva versión patentada con el nombre de Editas, CPF1. Ante la efervescencia del campo, todo parece indicar que aparecerán técnicas nuevas que romperán el monopolio que se esperaba.

El problema ahora es el mensaje que manda a los investigadores: la ciencia abierta puede volverse en su contra

No obstante, sí hay una consecuencia muy negativa: lo que significa este dictamen para la ciencia abierta. Los jueces se han basado en declaraciones públicas de Doudna para llegar a su conclusión. Y eso puede mandar un mensaje muy problemático a los científicos.

En un mundo donde las patentes se están convirtiendo en una baza estratégica clave para financiar la ciencia, este dictamen puede cambiar significativamente la forma en que las universidades y los centros de investigación se comunican. Si nos descuidamos un poco, nos encontraremos en un entorno bunquerizado y lleno de secretismo donde la colaboración sea casi un imposible: un entorno perfecto para ahondar en los problemas que ya tenemos.

También te recomendamos


Dolly y la clonación: nacimiento, fama y ocaso de la oveja más famosa del mundo en 14 imágenes


¿Qué significa que Reino Unido permita la edición genética de embriones?


¿Por qué en Rusia hay que llevar una cámara en el coche?


La noticia

La batalla legal por CRISPR suma otro problema a todos los que ya tiene la ciencia contemporánea

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Chequea también

650_1200

El nuevo Surface Pro no está solo: comparativa con el resto de convertibles con stylus que luchan por ser el mejor

Tenemos nuevo Surface Pro, modelo del equipo 2 en 1 con stylus que ha marcado un camino a seguir tanto por Microsoft como por otras marcas. Desde Apple a Samsung pasando por el gigante HP o incluso Huawei, todos quieren tener el convertible 2 en 1 definitivo. Comparamos los mejores modelos para que tengas claro cuál te conviene comprar. Formato tablet con teclado externo: la combinación ganadora El sector de los portátiles convertibles está en auge. Tras el boom de los ultrabooks, en el sector del portátil conocimos varios intentos en forma de equipos convertibles donde la pantalla giraba sobre el teclado, pero finamente parece que se impone la combinación más lógica: 2 en 1 clásico, el del formato tablet que podemos usar de forma separada y al que añadir un teclado externo, habitualmente haciendo las veces de funda protectora. Esa combinación que conocimos primero en los tablets, se ha trasladado de forma acertada al mundo del portátil gracias a sistemas operativos como Windows 10, y los procesadores de Intel que admiten ya incluso en los Core i5, dejar de lado los ventiladores y adaptarse sin complejos a un modo de uso de tablet muy funcional si incluimos en la ecuación al stylus. Surface fue quien plantó la semilla de los 2 en 1 con stylus y buen nivel, pero casi todos sus rivales ofrecen ahora mismo modelos que son alternativas muy válidas En esta comparativa nos hemos centrado en los modelos convertibles 2 en 1 con un uso que va más allá del puramente doméstico. Son modelos de gama alta y con un denominador común: el uso de un stylus para completar la experiencia. Entre los candidatos que proponemos como rivales del nuevo Surface Pro están el iPad Pro, el Samsung Galaxy Book, el HP Spectre X2, el ASUS Transformer 3 Pro, el Lenovo X1 Tablet y el Huawei Matebook E. Pantalla (pulgadas) Peso (gramos) Grosor (mm) Stand Surface Pro 12,3 766 8,5 Regulable iPad Pro 12,9 713 6,9 No ASUS Transformer 3 Pro 12,6 790 8,3 Regulable Samsung Galaxy Book 12 716 7,3 No HP Spectre X2 12,3 840 8 Regulable Lenovo Thinkpad X1 Tablet 12 767 8,4 Regulable Huawei Matebook E 12 640 6,9 No En dimensiones, la igualdad es lo predominante, con todos los convertibles ofreciendo una diagonal de pantalla de entre 12 y 13 pulgadas, y con un peso y grosor que supera el de los tablets pero está muy bien para ser un equipo que, con teclado, suele rondar el kilogramos y poco más de peso. Las diferencias están básicamente en el acabado, el aprovechamiento del frontal para la pantalla, y el soporte. Los modelos más de tipo tablet puro, como el iPad Pro, el Samsung Galaxy Book o el Huawei Matebook E, otorgan ese privilegio a los que opten por sus fundas oficiales. El resto integra un sistema de bisagra cada vez más completo y que admite no solo una posición sino una regulación exacta o en varios puntos que es importante cuando queremos hacer uso del tablet inclinado tanto para tareas multimedia como usando el stylus. El teclado externo que hace de funda marca diferencias La principal diferencia entre estos equipos 2 en 1 y otros modelos de tablets que funcionan con Windows 10 (o iOS si así lo prefiere) está básicamente en que se han ideado con un teclado-funda como complemento casi imprescindible. Si bien puede usarse con todos ellos cualquier teclado bluetooth que tengamos por casa o queramos comprar, lo que realmente casa con ellos es un modelo compacto, ligero y que cada vez más se asemeja a un teclado clásico. La fiebre por este tipo de teclados bien hechos la inició Microsoft con el modelo para sus Surface Pro. La buena generación lo mejora todavía más y cuida tanto el recorrido de las teclas como la capacidad multitáctil del touchpad y por supuesto el acabado del mismo. Teclado incluido Retroiluminación Touchpad Recorrido tecla Peso (gramos) Surface Pro No -- Sí -- 310 iPad Pro No No No -- -- ASUS Transformer 3 Pro Sí Sí Sí 1,4 mm Samsung Galaxy Book Sí -- Sí -- -- HP Spectre X2 Sí -- Sí -- -- Lenovo ThinkPad X1 Tablet Sí Sí Sí -- 240 Huawei Matebook E -- -- Sí -- -- A la hora de comprar un equipo de este tipo no hay que olvidar el precio del teclado si es que no va incluido, cosa que ocurre en los modelos de Apple y Microsoft. Para ellos reserva entre 150 y 200 euros. También hay que dar valor a algunos modelos que aprovechando la conectividad, dan posibilidad de mejorar sus prestaciones. El Lenovo por ejemplo admite una base que lo convierte en proyector, mientras que el ASUS es el más ambicioso de todos, pudiendo conectar una base gráfica con tarjeta hasta GTX 980, o un adaptador para añadir más puertos. La conectividad no es algo a obviar cuando nos sirve para añadir otros elementos que uno nunca sabe si va a necesitar. Y ahí hay bastante disparidad. USB HDMI/Displayport Thunderbolt Lector tarjetas Surface Pro USB-A MiniDisplayPort No MicroSD iPad Pro No No No No Asus Transformer 3 Pro 1 USB-C / 1 USB-A HDMI 1 MicroSD Samsung Galaxy Book 1 USB-C No No MicroSD HP Spectre X2 2 USB-C No No No Lenovo ThinkPad X1 Tablet 1 USB-C / 1 USB-A MiniDisplayPort No MicroSD Huawei Matebook E 1 USB C No No No Los convertibles se ponen serios en potencia y batería Una de las novedades muy bienvenida en el nuevo Surface Pro es que la batería mejora sustancialmente respecto al primer modelo. Era uno de los puntos claramente flacos de los Surface anteriores. Y es que la batería resulta clave en un producto que queremos llevar de un lado para otro. En los modelos comparados, en modo reproducción multimedia, la media ronda las 10 horas, una cifra que nos asegura al menos unas 5 en modo productivo, aunque siempre dependerá de lo que le exijamos. Estaremos atentos a las cifras reales en entorno de trabajo intensivo que nos ofrece el Surface Pro, que es el que por ahora mejor pinta tiene en batería. No menos importante es la potencia, y ahí la combinación de memoria RAM y procesador que escojamos nos va a marcar desde el recorrido que tendrá el 2 en 1 hasta el precio a pagar o ruido y calentamiento en funcionamiento. Contar con los últimos procesadores de Intel es clave y ahí de nuevo Surface Pro apuesta por los Core M3 y un Core i5 que también prescinde de la refrigeración activa. Procesador Memoria RAM SSD Batería Surface Pro Core M3, Core i5 o Core i7 4 / 8 / 16 GB 128 / 256 / 512 GB / 1 TB 13,5 horas iPad Pro Apple A9X -- 32 / 128 / 256 GB 10 horas Asus Transformer 3 Pro Core i5 / Core i7 16 GB 128 / 256 / 512 GB / 1TB 39 Wh Samsung Galaxy Book Core i5 8 GB 128 GB 11 horas HP Spectre X2 Core i5 / Core i7 4 / 8 / 16 GB 128 / 256 / 512 GB / 1TB -- Lenovo ThinkPad X1 Tablet Core i5 / Core i7 Hasta 16 GB 128 / 256 / 512 GB / 1TB 10 horas Huawei Matebook E Core M3, Core i5 o Core i7 4 / 8 GB 128 / 256 / 512 GB 4430 mAh Pantalla y stylus para ir más allá del portátil Si por la mayoría de estos equipos 2 en 1 pagamos más de 1.000 euros en una configuración decente, la pantalla tiene mucho que decir. No estamos ante paneles de poco brillo o resolución básica. Aquí las marcas aportan lo mejor que tienen, con resoluciones al menos 2K y compatibilidad para usar los stylus. Es el signo común que hemos escogido para comparar a estos equipos: todos ellos, ya sea de serie como el Samsung o el ASUS, o comprando aparte como Apple y Microsoft (a razón de más de 100 euros), ofrecen una experiencia más completa por medio de la escritura. Tecnología Resolución Formato Otros Surface Pro IPS 2736 x 1824 (267 ppp) Formato 3:2 - iPad Pro IPS 2732 x 2048 (264 ppp) Formato 3:2 Antireflectante ASUS Transformer 3 Pro IPS 2880 x 1920 (275 ppp) Formato 3:2 121% sRGB Samsung Galaxy Book SuperAMOLED 2160 x 1440 (217 ppp) Formato 3:2 - HP Spectre X2 IPS 3000 x 2000 (293 ppp) Formato 3:2 - Lenovo ThinkPad X1 Tablet IPS 2150 x 1440 (216 ppp) Formato 3:2 - Huawei Matebook E IPS 2160 x 1440 (217 ppp) Formato 3:2 - Configuraciones disponibles y precio: la última decisión Con las preferencias lógicas por una marca, el diseño, acabado o incluso sistema operativo (el iPad Pro no olvidemos que presenta iOS), una decisión clave antes de elegir convertible está en la configuración deseado y el precio que nos marcaría. Comparemos el precio a partir del cual podemos conseguir estos equipos convertibles que salvo el caso del Surface Pro e iPad Pro, incluyen tanto teclado como stylus de serie. Que tomen nota. Configuración Precio Surface Pro Core m3/4GB/128GB 949 euros iPad Pro 32 GB 899 euros ASUS Transformer 3 Pro Core i5 / 8 GB / 256 GB 1182 euros Samsung Galaxy Book Core i5 / 4 GB / 128 GB 1200 dólares HP Spectre X2 Core i5 / 4 GB / 128 GB 990 dólares Lenovo ThinkPad X1 Tablet Core M5 / 8 Gb / 256 GB 1500 euros Huawei Matebook E Core m3/4GB/128GB 999 euros Ahora te toca a ti, ¿con cuál te quedarías? También te recomendamos No esperéis grandes revoluciones en el Surface Pro 5: no las habrá según Paul Thurrot Si pregunto mis dudas a Hacienda ¿estoy obligado a acatar su respuesta? Así funcionan las consultas vinculantes ASUS Zenbook Flip UX360UA, análisis: el convertible definitivo de ASUS - La noticia El nuevo Surface Pro no está solo: comparativa con el resto de convertibles con stylus que luchan por ser el mejor fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .