Las siete discusiones sobre si ‘Mass Effect: Andromeda’ está a la altura de la saga

Mass Effect: Andromeda

Ya lo tenemos aquí: el lanzamiento polémico del año en el terreno de los videojuegos ha tardado poco en llegar y, definitivamente, es una lástima que el protagonista haya sido ‘Mass Effect: Andromeda’.

‘Mass Effect’ es una saga muy querida. BioWare supo crear toda una space opera en forma de RPG de acción cuya trilogía inicial acabó convirtiéndose en una de las más aclamadas por crítica y comunidad. ¿Qué ha ido mal en ‘Mass Effect: Andromeda’ para que haya levantado tanta polémica no sólo antes de salir a la venta, sino antes incluso de que hoy mismo llegaran los primeros análisis?

Sólo el tiempo acabará sacando a relucir toda la verdad tras el desarrollo de ‘Mass Effect: Andromeda’, pero con los datos de que disponemos ahora mismo podemos empezar a intuir parte de lo sucedido. Y aquí hay dos claves a tener en cuenta: por un lado, el equipo de desarrollo no es el mismo que el de la trilogía inicial, no es el equipo principal de BioWare, y por el otro resulta que han tenido que crearlo todo desde cero al pasar de Unreal a Frostbite como motor gráfico.

Pero vayamos a las principales discusiones que está generando el juego.

Las animaciones faciales de Mass Effect: Andromeda son horribles

Este tema explotó a finales de la semana pasada cuando, gracias al programa EA Access en Xbox One y Origin Access en PC, todo el que quisiera tenía ya la oportunidad de jugar a las primeras horas de ‘Mass Effect: Andromeda’. Fue entonces cuando se empezaron a detectar sus extrañas animaciones faciales y, como es lógico, a surgir memes de todo tipo.

En este vídeo podemos ver varios ejemplos:

Lo peor del asunto es que estas animaciones faciales no son mejores que las que ya vimos en el primer ‘Mass Effect’, un juego lanzado hace diez años:

Tras haber jugado durante cerca de 40 horas, puedo afirmar que, en efecto, las animaciones faciales son muy malas. En un juego con pocas secuencias de diálogos esto podría pasar por alto con mayor facilidad, pero precisamente estamos ante una saga donde las conversaciones y los primeros planos de los personajes son una parte esencial.

Técnicamente, ¿está a la altura de la saga?

Otro de los puntos sobre los que se está hablando es su apartado técnico más allá de esas animaciones faciales. El motor Frostbite le ha permitido al equipo de desarrollo crear planetas verdaderamente alucinantes, ahí creo que pocas pegas podemos poner, pero el juego tiene otro tipo de problemas a este nivel.

Mass Effect: Andromeda

En PS4 he podido comprobar que tiene ciertos problemas de rendimiento que hacen bajar el framerate, que en principio está bloqueado en los 30fps. Aquí hay un breve análisis de rendimiento en consola durante las primeras horas de juego, donde no hay demasiados picos, pero más adelante sí me los he encontrado más acusados:

Además de estos problemas puntuales de rendimiento, también es cierto que cuenta con algunos bugs en otro tipo de animaciones. Este vídeo rescata unos pocos:

¿Es buena su historia? ¿Está bien contada?

Todo fan de ‘Mass Effect’, y de los juegos de BioWare en general, busca buenas historias en sus RPG. Con la trilogía original consiguieron atraparnos gracias a esa brutal historia en la que una antigua raza de máquinas avanzadas aniquilaba cualquier civilización orgánica cada 50.000 años. Así explicado ya impresiona, no os quiero ni contar lo que es vivirlo con un mando en las manos.

‘Mass Effect: Andromeda’ deja atrás todo aquello, nos lleva a una nueva galaxia, introduce una plantilla totalmente nueva de personajes, y nos propone descubrir nuevos planetas en los que establecernos. No es una mala historia, a pesar de que ya la hemos jugado, visto y leído en otras obras, y además tiene un par de giros que a mí me han resultado interesantes.

En cualquier caso, hay que reconocer que ni el guión está demasiado bien escrito, ni los diálogos son muy buenos. De hecho hay muchos de ellos que dan algo de vergüenza, entre otras por la rebaja general en el tono del juego con respecto al resto de entregas. Se hecha en falta algo más de peso, de gravedad, una base que desde el principio asiente bien los mimbres y a partir de ahí vaya tirando del hilo.

Tal y como sucede con el apartado técnico, donde el juego es capaz de lo mejor y de lo peor, hay partes de la historia y de los diálogos que están bien y son interesantes, y otras no tanto. Esa inconsistencia es la que nos deja con una sensación agridulce.

Mass Effect: Andromeda

¿Qué pasa con el sistema de combate?

Para esta ocasión, el protagonista cuenta con un jetpack que le permite saltar a gran altura, mantenerse en el aire durante unos segundos y realizar un movimiento rápido en cualquier dirección para esquivar los ataques.

A esto se le suman las habilidades de combate, bióticas o tecnológicas más un perfil que potencia cada una de ellas para que podamos ajustarlo todo a nuestro estilo de juego: más agresivo, con menos peso en las armas, más defensivo y usando sólo poderes bióticos, etc.

El problema viene cuando muchos de los enfrentamientos están mal planteados. Todo lo que Ryder puede hacer se queda en nada si lo que tenemos delante es un escenario pequeño y pasillero. Por contra, aquellos tiroteos que se producen en espacios más grandes y con posibilidades de movimiento, lucen con un brillo especial.

El nuevo sistema de conversaciones

‘Mass Effect: Andromeda’, tal y como sucede en las tres entregas anteriores, cuenta con un sistema de conversaciones en el que podemos elegir no sólo la respuesta, sino el tono de la misma. En este caso hay una evolución clara. Donde antes todo se basaba en un sistema de moral (bien vs mal), ahora hay hasta cuatro tipos de respuestas: emocionales, lógicas, casuales o profesionales.

Eso añade una capa más de personalización, puesto que disponemos de más opciones con las que reflejar nuestra propia personalidad, pero por la razón que sea el equipo de desarrollo ha decidido que el impacto de nuestras decisiones no sea tan profundo como en las anteriores entregas.

Y aquí volvemos al tema de los diálogos: hay personajes como Jaal que nos darán pistas interesante sobre la cultura de los angara, una de las tres nuevas razas que introduce ‘Mass Effect: Andromeda’, pero por otro lado nos encontraremos con conversaciones aburridas e incluso líneas de diálogo un tanto bochornosas. En este sentido es Liam quien se lleva la palma con sus tonterías, menudo personaje más estereotipado y prescindible.

Mass Effect: Andromeda

¿Y el lado RPG de Mass Effect: Andromeda?

Otra de las cosas de las que se está hablando es si estamos ante un buen RPG o no. Eurogamer, por ejemplo, dice que es el peor RPG de BioWare así, sin paños calientes.

Lo cierto es que en toda la saga ‘Mass Effect’ tiene más peso la propia historia y cómo avanza que todas las actividades paralelas que la mayoría de los RPG más tradicionales nos ofrecen. Y ‘Mass Effect: Andromeda’ no es una excepción.

El principal problema aquí es que el sistema de menús y gestión de inventario, investigación y desarrollo es de lo peorcito que hemos visto en los últimos años. Todo es demasiado confuso. Nada invita a pasar un rato viendo qué podemos desarrollar o mejorar en lo relativo a equipo (armas, armaduras, aumentos, etc.) y al final eso se traduce en que, más allá de las subidas de nivel del personaje que nos permiten desbloquear y mejorar habilidades, pasemos de largo de todo lo relacionado con la gestión de recursos, comercio, etc.

Un juego que mejora a medida que se acerca al final

Las primeras horas de juego tienen un problema evidente cuando no logran transmitir las mejores sensaciones. De hecho, habiendo completado la campaña, creo que esa prueba de diez horas que ofrece EA a través de su Access casi perjudica más al juego que otra cosa. Porque durante sus primeros compases todo es bastante blando.

Poco a poco la historia va cogiendo fuerza y, salvo momentos puntuales repartidos aquí y allá, la cosa no explota realmente hasta el último tramo del juego. En mi caso, eso significa que la sensación final que me ha transmitido el juego no es mala. No es un juego desastroso, ni mucho menos, pero tampoco la obra maestra que nos hubiera gustado jugar a los que amamos la trilogía original. Es como si quisiera abarcar mucho y se hubiera quedado a medio gas en casi todo.

En definitiva, creo que al juego le hubiera sentado bien al menos un año más de desarrollo para pulir todas esas aristas que tiene.

En VidaExtra | Análisis de Mass Effect: Andromeda, ¿es esto lo mejor que puede darnos la saga?

También te recomendamos


De Superbowls y predicciones por ordenador [Actualizada]


Demos de juegos más completas pero de pago, una idea de EA


¿Cómo han variado los principales hábitos de consumo de los españoles en los últimos años?


La noticia

Las siete discusiones sobre si 'Mass Effect: Andromeda' está a la altura de la saga

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alex C

.

Chequea también

650_1200

El nuevo Surface Pro no está solo: comparativa con el resto de convertibles con stylus que luchan por ser el mejor

Tenemos nuevo Surface Pro, modelo del equipo 2 en 1 con stylus que ha marcado un camino a seguir tanto por Microsoft como por otras marcas. Desde Apple a Samsung pasando por el gigante HP o incluso Huawei, todos quieren tener el convertible 2 en 1 definitivo. Comparamos los mejores modelos para que tengas claro cuál te conviene comprar. Formato tablet con teclado externo: la combinación ganadora El sector de los portátiles convertibles está en auge. Tras el boom de los ultrabooks, en el sector del portátil conocimos varios intentos en forma de equipos convertibles donde la pantalla giraba sobre el teclado, pero finamente parece que se impone la combinación más lógica: 2 en 1 clásico, el del formato tablet que podemos usar de forma separada y al que añadir un teclado externo, habitualmente haciendo las veces de funda protectora. Esa combinación que conocimos primero en los tablets, se ha trasladado de forma acertada al mundo del portátil gracias a sistemas operativos como Windows 10, y los procesadores de Intel que admiten ya incluso en los Core i5, dejar de lado los ventiladores y adaptarse sin complejos a un modo de uso de tablet muy funcional si incluimos en la ecuación al stylus. Surface fue quien plantó la semilla de los 2 en 1 con stylus y buen nivel, pero casi todos sus rivales ofrecen ahora mismo modelos que son alternativas muy válidas En esta comparativa nos hemos centrado en los modelos convertibles 2 en 1 con un uso que va más allá del puramente doméstico. Son modelos de gama alta y con un denominador común: el uso de un stylus para completar la experiencia. Entre los candidatos que proponemos como rivales del nuevo Surface Pro están el iPad Pro, el Samsung Galaxy Book, el HP Spectre X2, el ASUS Transformer 3 Pro, el Lenovo X1 Tablet y el Huawei Matebook E. Pantalla (pulgadas) Peso (gramos) Grosor (mm) Stand Surface Pro 12,3 766 8,5 Regulable iPad Pro 12,9 713 6,9 No ASUS Transformer 3 Pro 12,6 790 8,3 Regulable Samsung Galaxy Book 12 716 7,3 No HP Spectre X2 12,3 840 8 Regulable Lenovo Thinkpad X1 Tablet 12 767 8,4 Regulable Huawei Matebook E 12 640 6,9 No En dimensiones, la igualdad es lo predominante, con todos los convertibles ofreciendo una diagonal de pantalla de entre 12 y 13 pulgadas, y con un peso y grosor que supera el de los tablets pero está muy bien para ser un equipo que, con teclado, suele rondar el kilogramos y poco más de peso. Las diferencias están básicamente en el acabado, el aprovechamiento del frontal para la pantalla, y el soporte. Los modelos más de tipo tablet puro, como el iPad Pro, el Samsung Galaxy Book o el Huawei Matebook E, otorgan ese privilegio a los que opten por sus fundas oficiales. El resto integra un sistema de bisagra cada vez más completo y que admite no solo una posición sino una regulación exacta o en varios puntos que es importante cuando queremos hacer uso del tablet inclinado tanto para tareas multimedia como usando el stylus. El teclado externo que hace de funda marca diferencias La principal diferencia entre estos equipos 2 en 1 y otros modelos de tablets que funcionan con Windows 10 (o iOS si así lo prefiere) está básicamente en que se han ideado con un teclado-funda como complemento casi imprescindible. Si bien puede usarse con todos ellos cualquier teclado bluetooth que tengamos por casa o queramos comprar, lo que realmente casa con ellos es un modelo compacto, ligero y que cada vez más se asemeja a un teclado clásico. La fiebre por este tipo de teclados bien hechos la inició Microsoft con el modelo para sus Surface Pro. La buena generación lo mejora todavía más y cuida tanto el recorrido de las teclas como la capacidad multitáctil del touchpad y por supuesto el acabado del mismo. Teclado incluido Retroiluminación Touchpad Recorrido tecla Peso (gramos) Surface Pro No -- Sí -- 310 iPad Pro No No No -- -- ASUS Transformer 3 Pro Sí Sí Sí 1,4 mm Samsung Galaxy Book Sí -- Sí -- -- HP Spectre X2 Sí -- Sí -- -- Lenovo ThinkPad X1 Tablet Sí Sí Sí -- 240 Huawei Matebook E -- -- Sí -- -- A la hora de comprar un equipo de este tipo no hay que olvidar el precio del teclado si es que no va incluido, cosa que ocurre en los modelos de Apple y Microsoft. Para ellos reserva entre 150 y 200 euros. También hay que dar valor a algunos modelos que aprovechando la conectividad, dan posibilidad de mejorar sus prestaciones. El Lenovo por ejemplo admite una base que lo convierte en proyector, mientras que el ASUS es el más ambicioso de todos, pudiendo conectar una base gráfica con tarjeta hasta GTX 980, o un adaptador para añadir más puertos. La conectividad no es algo a obviar cuando nos sirve para añadir otros elementos que uno nunca sabe si va a necesitar. Y ahí hay bastante disparidad. USB HDMI/Displayport Thunderbolt Lector tarjetas Surface Pro USB-A MiniDisplayPort No MicroSD iPad Pro No No No No Asus Transformer 3 Pro 1 USB-C / 1 USB-A HDMI 1 MicroSD Samsung Galaxy Book 1 USB-C No No MicroSD HP Spectre X2 2 USB-C No No No Lenovo ThinkPad X1 Tablet 1 USB-C / 1 USB-A MiniDisplayPort No MicroSD Huawei Matebook E 1 USB C No No No Los convertibles se ponen serios en potencia y batería Una de las novedades muy bienvenida en el nuevo Surface Pro es que la batería mejora sustancialmente respecto al primer modelo. Era uno de los puntos claramente flacos de los Surface anteriores. Y es que la batería resulta clave en un producto que queremos llevar de un lado para otro. En los modelos comparados, en modo reproducción multimedia, la media ronda las 10 horas, una cifra que nos asegura al menos unas 5 en modo productivo, aunque siempre dependerá de lo que le exijamos. Estaremos atentos a las cifras reales en entorno de trabajo intensivo que nos ofrece el Surface Pro, que es el que por ahora mejor pinta tiene en batería. No menos importante es la potencia, y ahí la combinación de memoria RAM y procesador que escojamos nos va a marcar desde el recorrido que tendrá el 2 en 1 hasta el precio a pagar o ruido y calentamiento en funcionamiento. Contar con los últimos procesadores de Intel es clave y ahí de nuevo Surface Pro apuesta por los Core M3 y un Core i5 que también prescinde de la refrigeración activa. Procesador Memoria RAM SSD Batería Surface Pro Core M3, Core i5 o Core i7 4 / 8 / 16 GB 128 / 256 / 512 GB / 1 TB 13,5 horas iPad Pro Apple A9X -- 32 / 128 / 256 GB 10 horas Asus Transformer 3 Pro Core i5 / Core i7 16 GB 128 / 256 / 512 GB / 1TB 39 Wh Samsung Galaxy Book Core i5 8 GB 128 GB 11 horas HP Spectre X2 Core i5 / Core i7 4 / 8 / 16 GB 128 / 256 / 512 GB / 1TB -- Lenovo ThinkPad X1 Tablet Core i5 / Core i7 Hasta 16 GB 128 / 256 / 512 GB / 1TB 10 horas Huawei Matebook E Core M3, Core i5 o Core i7 4 / 8 GB 128 / 256 / 512 GB 4430 mAh Pantalla y stylus para ir más allá del portátil Si por la mayoría de estos equipos 2 en 1 pagamos más de 1.000 euros en una configuración decente, la pantalla tiene mucho que decir. No estamos ante paneles de poco brillo o resolución básica. Aquí las marcas aportan lo mejor que tienen, con resoluciones al menos 2K y compatibilidad para usar los stylus. Es el signo común que hemos escogido para comparar a estos equipos: todos ellos, ya sea de serie como el Samsung o el ASUS, o comprando aparte como Apple y Microsoft (a razón de más de 100 euros), ofrecen una experiencia más completa por medio de la escritura. Tecnología Resolución Formato Otros Surface Pro IPS 2736 x 1824 (267 ppp) Formato 3:2 - iPad Pro IPS 2732 x 2048 (264 ppp) Formato 3:2 Antireflectante ASUS Transformer 3 Pro IPS 2880 x 1920 (275 ppp) Formato 3:2 121% sRGB Samsung Galaxy Book SuperAMOLED 2160 x 1440 (217 ppp) Formato 3:2 - HP Spectre X2 IPS 3000 x 2000 (293 ppp) Formato 3:2 - Lenovo ThinkPad X1 Tablet IPS 2150 x 1440 (216 ppp) Formato 3:2 - Huawei Matebook E IPS 2160 x 1440 (217 ppp) Formato 3:2 - Configuraciones disponibles y precio: la última decisión Con las preferencias lógicas por una marca, el diseño, acabado o incluso sistema operativo (el iPad Pro no olvidemos que presenta iOS), una decisión clave antes de elegir convertible está en la configuración deseado y el precio que nos marcaría. Comparemos el precio a partir del cual podemos conseguir estos equipos convertibles que salvo el caso del Surface Pro e iPad Pro, incluyen tanto teclado como stylus de serie. Que tomen nota. Configuración Precio Surface Pro Core m3/4GB/128GB 949 euros iPad Pro 32 GB 899 euros ASUS Transformer 3 Pro Core i5 / 8 GB / 256 GB 1182 euros Samsung Galaxy Book Core i5 / 4 GB / 128 GB 1200 dólares HP Spectre X2 Core i5 / 4 GB / 128 GB 990 dólares Lenovo ThinkPad X1 Tablet Core M5 / 8 Gb / 256 GB 1500 euros Huawei Matebook E Core m3/4GB/128GB 999 euros Ahora te toca a ti, ¿con cuál te quedarías? También te recomendamos No esperéis grandes revoluciones en el Surface Pro 5: no las habrá según Paul Thurrot Si pregunto mis dudas a Hacienda ¿estoy obligado a acatar su respuesta? Así funcionan las consultas vinculantes ASUS Zenbook Flip UX360UA, análisis: el convertible definitivo de ASUS - La noticia El nuevo Surface Pro no está solo: comparativa con el resto de convertibles con stylus que luchan por ser el mejor fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .