20 kilómetros por segundo: los motores de plasma están un paso más cerca de la aviación comercial

Deuterium Ionized

Hace ya mucho tiempo que los motores de plasma salieron de las páginas de la ciencia ficción para meterse en los laboratorios. El problema es que llevan décadas sin conseguir salir de allí. Ahora estamos siendo testigos de un nuevo avance que promete meterlos, por fin, en los aviones.

Y, aunque aún es pronto, tiene muy buena pinta.

El fascinante mundo de los reactores

Los reactores tradicionales son máquinas fascinantes. Utilizan una combinación de aire y combustible: al producirse la combustión, el aire caliente se expande y sale por la parte de atrás empujando el motor hacia delante.

En el fondo, la idea que sostiene su funcionamiento es muy sencilla, pero (como podéis ver en el vídeo) hemos conseguido cosas increíbles con ellos. Lo que pasa es que, sencillamente, los motores de plasma, son mejores.

Snip 20170518112037

Un motor de este tipo utiliza la energía para generar campos electromagnéticos y convertir el gas en plasma (el cuarto estado de la materia). Y de esta forma, plasma mediante, emplean el motor para propulsar la aeronave.

Suena bien, pero poco más. La idea ha estado ahí durante décadas, pero no hemos sido capaces de crear modelos que nos permitieran usarlos dentro de la atmósfera. En los últimos años, si hemos conseguido hablar de algo, ha sido de motores de plasma en exploración espacial.

¿Y si consiguiéramos meterlos en un avión?

Snip 20170518111100

Pero eso puede estar a punto de cambiar, según han publicado en el Journal of Physics Conference Series, un equipo de la Universidad Técnica de Berlín, dirigido por Berkant Göksel, ha conseguido un motor de plasma que pueda trabajar en la atmósfera.

De hecho, como explicaba el propio Göksel a New Scientist, "somos los primeros en producir chorros de plasma rápidos y potentes a nivel de suelo". Chorros que puede alcanzar una velocidad de hasta 20 kilómetros por segundo.

La idea es desarrollar motores que puedan operar a nivel de suelo, sí; pero, sobre todo, a más de 30 kilómetros de altitud donde los reactores normales no acaban de funcionar. Es decir, estos motores de plasma podrían conectar las aeronaves normales y los transportes aeroespaciales.

¿Cómo funciona?

El mecanismo usa una corriente rapidísima de descargas eléctricas muy cortas (de nanosegundos) inspirados en los motores de combustión de detonación por pulsos pero llevados al mundo del plasma. Lo mejor de esta técnica es que reduce los recursos necesarios de forma muy significativa.

Snip 20170518110643
Snip 20170518110656
Snip 20170518110712
Snip 20170518110727

No obstante, aún hay varios problemas a resolver. Algunos, como el tamaño de los reactores (que son muy pequeños), tienen fácil solución. El equipo calcula que con pocos centenares de minireactores de este tipo se podría mover un avión pequeño sin problema. Aunque, reconocen, es posible que nos obligaran a repensar el diseño de las aeronaves actuales.

El problema principal de este tipo de motores, sin lugar a dudas, es la batería. Las cantidades de energía necesarias para ponerlos en marcha son descomunales. Tanto que el equipo de Göksel espera que se dé un avance en los reactores de fusión para hacerlos más pequeños y eficientes y poder usarlos dentro de la aeronave.

En definitiva, aún estamos lejos de ver aviones impulsados por reactores de plasma: pero no tan lejos como podríamos creer. Y este tipo de avances permiten que soñemos con toda una revolución aeroespacial que integre el aire y el espacio y que cambie para siempre la forma que tenemos de volar.

También te recomendamos


Así es como la NASA presume su potente motor de cohete impreso en 3D


La polémica del EmDrive: ¿Un motor que viola las leyes de la física o un bluff interplanetario?


¿Cuántos dientes tenemos? Todas las piezas dentales


La noticia

20 kilómetros por segundo: los motores de plasma están un paso más cerca de la aviación comercial

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Chequea también

1024_2000

Unos aficionados descubren una enana marrón que se le escapó a la NASA y creen que aún hay muchas por descubrir

En la actualidad tenemos un mapa del universo que nos rodea bastante preciso, de hecho cualquier usuario de smartphone puede recurrir a una sencilla app para recorrer el cielo como quien usa Google Maps para ubicar sitios en tierra firme. Pero aún así a veces hay sorpresas y un equipo de observadores amateurs ha descubierto una enana marrón que a la NASA le había pasado desapercibida. Este tipo de estrellas no son fáciles de identificar debido a su naturaleza y al tipo de radiación que emiten, de hecho se les suele llamar "estrellas fallidas". Y en este caso la que estos ciudadanos científicos han descubierto se le había pasado a los astrónomos profesionales de la agencia estadounidense, y está relativamente cerca de nuestro Sol (hablando en términos espaciales). Sólo le falta un nombre algo menos técnico En realidad cualquiera de nosotros, con paciencia, ganas y algunos conocimientos específicos, podría y puede descubrir tanto este tipo de estrellas como otro tipo de cuerpos celestes, dado que se trata de un hallazgo que ha sido posible por la iniciativa "Backyard Worlds: Planet 9", en la que la organización pide ayuda a los "científicos de a pie" para escanear los confines del universo. Algo para lo que facilitan las imágenes obtenidas del Wide-field Infrared Survey Explorer, conocido como WISE. Según cuentan en Syfy, las observaciones de esta enana marrón empezaron en febrero de este año, cuando un usuario vio lo que parecía ser un cuerpo en movimiento. Al reportarlo más usuarios los astrónomos profesionales recurrieron al telescopio de infrarrojos que la NASA tiene en Hawaii y determinaron que efectivamente se trataba de este tipo de cuerpo celeste. De momento no tiene un nombre común y se ha quedado con las coordinadas de su ubicación (WISEA J110125.95+540052.8). Lo poco que han podido saber de ella es que es de clase espectral T5.5 (es decir, que tiene una temperatura entre 650 y 1250 grados centígrados) y que se halla a 110 años luz del Sol. Pero... ¿Qué es una enana marrón? Las enanas marrones son, por así decirlo, "casi-estrellas". Hay algunos aspectos que aún se han de determinar, como qué las diferencia de un planeta gaseoso, pero la diferencia con una estrella estándar es que las enanas no son suficientemente masivas y no tienen reacciones nucleares continuas de fusión de hidrógeno como sí tienen las otras, fusionando litio, deuterio. Traducción: son "casi-estrellas" porque algunas incluso tienen planetas orbitando, pero tienen muy poca masa para brillar. De hecho, parte de la dificultad en encontrarlas está en que la luz que emiten se encuentra en el rango de infrarrojos del espectro de luz (es decir, no visible por el ojo humano), aunque la solución para esto es relativamente sencilla: instalar un detector sensible a este tipo de luz (como el WISE). Y en este caso el ser humano puede vencer a la máquina dado que en esas imágenes las enanas marrones aparecen de manera muy sutil y pueden pasar desapercibidas en los escaneos de ordenadores. via GIPHY Así es como se ve la "nueva" enana marrón WISEA J110125.95+540052.8. (NASA) El descubrimiento de ésta hace pensar que habrá muchas otras por descubrir a partir de los datos de WISE, a la iniciativa "Backyard Worlds" aún le quedan años de funcionamiento además, dando más oportunidades a aficionados a la astronomía. De hecho, la NASA considera que hay más enanas marrones y que podrían estar cercanas al Sol y Proxima Centauri. Imagen | NASAVía | EngadgetEn Xataka | Ésta es la mejor fotografía que se ha logrado de la estrella Betelgeuse y puede ayudar en el estudio del universo También te recomendamos Dejad de buscar: no hay vida en la superficie de Marte, ni puede haberla La cocina por inducción da un paso más: conoce la tecnología FlexiBridge Reactores nucleares en Marte: así es el proyecto de 1960 que la NASA ha resucitado - La noticia Unos aficionados descubren una enana marrón que se le escapó a la NASA y creen que aún hay muchas por descubrir fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .