Dos satélites unidos por 180 kilómetros de cable: así quiere la NASA resolver el misterio de los “tatuajes” lunares

Luna

Igual que cuatro ojos ven más que dos, dos satélites registran más que uno. Ésa es la premisa básica de la misión que idea la NASA para estudiar unos misteriosos patrones de luces y sombras en espiral que experimenta la Luna en su superficie.

Lo llamativo, además de esta especie de "tatuajes" lunares (como los define la propia agencia a modo de comparación entendible) es que los protagonistas de esta misión serían dos satélites CubeSat conectados por un cable kilométrico, los cuales rastrearían más de cien localizaciones de la superficie lunar y tratarían de arrojar luz a lo que aún no se conoce del todo sobre nuestro satélite y vecino.

Un cable de 180 kilómetros para repasar "la piel" de la Luna

Se trata de momento del germen de una misión, llamada Bi-sat Observations of the Lunar Atmosphere above Swirls (BOLAS), para cuyo desarrollo se ha seleccionado un equipo del Centro Espacial de Goddard (Maryland), pero el jefe de proyecto (Timothy Stubbs) espera que sea la primera misión planetaria de este tándem de satélites.

¿Y por qué dos satélites emparejados? Para ahorrar combustible. La idea es que, una vez alcanzada una altura de unos 100 kilómetros con respecto a la superficie lunar para orbitar, se separarían hasta lo que el cable de 180 kilómetros permitiese, quedando el más externo a unos 190 kilómetros de la superficie y el otro a unos 10 kilómetros.

Cubesat Esquema de la misión BOLAS. (Crédito: NASA)

El ahorro está en que el hecho de estar ligados con un cable hace que se gaste menos combustible al mantener la órbita, explican desde la agencia. Las concentraciones de masa en la superficie lunar provocan cambios en el campo gravitariorio y atraen/empujan a los objetos orbitando, y de este modo el satélite externo se opone a la fuerza gravitatoria manteniendo el más cercano a una distancia segura, sin que se necesite un aporte extra de energía para la propulsión que evitaría su choque contra la superficie.

Espiral La espiral Reiner Gamma (Fuente: NASA)

La tenemos al lado pero seguimos conociéndola mejor

La idea es que el tándem de CubeSats orbite durante un año para caracterizar los mecanismos por los que el hidrógeno se implanta en la superficie lunar, así como la capa de regolito, la topografía, las condiciones de plasma o los campos magnéticos gracias a los espectrómetros y otros instrumentos miniaturizados( que permitirían caracterizar el ciclo de hidrógeno lunar a estas dos alturas).

Cubesat 2 Ejemplo de CubeSat (hay varios modelos).

Pero como decíamos uno de los principales objetivos es entender cómo se forman las espirales de luces y sombras y qué papel juegan las anormalidades magnéticas en su aparición (esto, quizás, nos recuerde a cierta película de Christopher Nolan).

Hasta ahora lo que han permitido las observaciones teorizar es que las espirales aparecen por el comportamiento de los restos de campo magnético en la corteza lunar, así como otros fenómenos (vientos solares, impactos de micrometeoritos, etc.) que pueden hacer que los materiales expuestos cambien física y químicamente pudiendo oscurecerse. Pero no existe un consenso sobre por qué mecanismo se forman, de ahí que quiera enviarse una misión específica para obtener las observaciones que permitan discernir entre una teoría u otra.

De hecho sobre esto último, el campo magnético lunar, aún nos queda por saber, y justo estos días se publicaba un trabajo acerca de que el campo magnético de la Luna podría haber durado el doble de lo que se considera hasta ahora. Se considera que hace unos 4.250 millones de años el campo magnético lunar era similar al de la Tierra y hasta ahora se calcula que desapareció hace 3.190 millones de años, pero en este estudio se plantea la desaparición entre 2.500 y 1.000 millones de años atrás por los hallazgos encontrados en las rocas que la misión Apollo 15 trajo.

En Xataka | Para la NASA el futuro de las misiones espaciales está en esta 'tela espacial' impresa en 3D

También te recomendamos


Los astronautas de la NASA que quieran viajar a Marte tendrán que vivir en la Luna durante un año


Nos hemos acercado nueve veces a Júpiter y sabemos que tiene 69 lunas, pero aún no lo conocemos a fondo


Cazadores de hackers en CS:GO: una actividad de riesgo no recomendada


La noticia

Dos satélites unidos por 180 kilómetros de cable: así quiere la NASA resolver el misterio de los "tatuajes" lunares

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Anna Martí

.

Chequea también

1024_2000

Volkswagen confirma que su icónico Microbus va a volver a las carreteras, lo hará en formato eléctrico

Esta furgoneta histórica de Volkswagen tenía que volver al mercado y lo tenía que hacer con propulsión eléctrica. La marca alemana nos enseñó este proyecto en diferentes ocasiones, pero hasta ahora no había confirmado que pasaba a producción. Desarrollada dentro del concepto conocido como I.D. BUZZ, la nueva Volkswagen Microbus tiene luz verde para ser un vehículo real en algún momento de 2022. La decisión ha sido anunciada en el concurso de elegancia de Pebble Beach, a sabiendas de que el concepto ha tenido una acogida más que positiva: según el CEO, Herbert Diess, han recibido un montón de cartas y correos pidiendo que construyan este coche. Con I.D. BUZZ lo que intentaron es mostrar la flexibilidad de la nueva plataforma que el grupo alemán está desarrollando para crear sus vehículos eléctricos. Hablamos del Modular Electric Drive kit (MEB), del que nacerán compactos como el I.D. concept, un coche con un estilo más parecido al Golf. La gracia del I.D. BUZZ está en mezclar la siempre atractiva nostalgia con lo último en tecnología eléctrica Ese I.D. concept verá la luz en 2019, siendo el primer coche completamente eléctrico de una nueva era en Volkswagen; la furgoneta protagonista de nuestro artículo será presumiblemente el segundo vehículo. La plataforma MEB permite crear vehículos con tracción total como opción, que posiblemente sea una de las características de este BUZZ. Mientras las especificaciones finales van tomando forma, podemos hablar de las del concepto: 369CV, batería de 111kWh con la que hacer más de 400 kilómetros, y una carga rápida capaz de rellenar el 80% del vehículo en 30 minutos. A estas alturas de la película es raro hablar de conducción eléctrica y no hacerlo de la autónoma. Volkswagen quiere que sepamos que su coche soportará el llamado ‘nivel 3’: en resumidas cuentas, el coche va solo pero necesita que un humano esté siempre al mando y pendiente. ¿Su destino comercial? La firma alemana tiene claro que es un coche para Europa y Estados Unidos, aunque también probará suerte con él en China. Os dejo con una galería de imágenes con la que ir calentando motores: También te recomendamos Volkswagen va a convertir en realidad al Microbus: electricidad para el clásico de los sesenta Hablar con tu casa por el móvil ya es posible, y es el verdadero futuro de la domótica No es un nuevo Golf, es un laboratorio rodante para crear los próximos coches eléctricos de Volkswagen - La noticia Volkswagen confirma que su icónico Microbus va a volver a las carreteras, lo hará en formato eléctrico fue publicada originalmente en Xataka por Kote Puerto .