Por qué ‘It’ es la novela definitiva de Stephen King

Itcabecera

Pregunta a un lector reincidente de Stephen King cuáles son sus novelas favoritas. No se lo habrá leído absolutamente todo dado el apabullante volumen de producción del autor. Pero cabe la posibilidad de que haya pasado por las más importantes: las más populares, las de adaptaciones más taquilleras, unas cuantas rarezas y algunas cosas inhóspitas, como las novelas bajo seudónimo de Richard Bachman. Sí, la mayoría de fans de Stephen King son de largo recorrido.

En esa selección de obras siempre va a haber una serie de constantes. Por una parte, algún clásico impepinable. 'Salem's Lot'. 'El resplandor'. 'El umbral de la noche'. Por otra parte, la saga 'La torre oscura', que quizás ni se ha leído en su también abrumadora totalidad. Y luego, siempre, 'It', un tocho de mil y pico páginas que relacionamos con el King de los inicios, pero que fue publicada en 1986: es su novela número 18, que se dice pronto.

La flamante adaptación al cine en dos partes, que intentan hacer justicia a la descomunal longitud del libro, se suma a la cada vez más acusada reivindicación de la primera adaptación, un telefilm que aquí vimos remontado como una película. El payaso Pennywise ya es un icono del terror a la altura de Chucky o Freddy Krueger, y un aterrador símbolo para todos los que sufren el extendidísimo pánico a los payasos.

Pero… ¿es merecedora 'It', la novela original, de esa veneración, o es un ladrillo sobrevalorado y con un puñado de momentos afortunados que no merecen tanta fanfarria? Hemos releído la novela y nos hemos preguntado si 'It' es para tanto. Y nuestras conclusiones flotan.

Malos tiempos, grandes novelas

'It' es la novela número 18 y el libro número 22 publicado por Stephen King. La idea le llegó años antes de la publicación, en 1978: en una larga caminata a pie por un entorno solitario y agreste -pero industrializado- atravesó un puente que le recordó a un cuento clásico noruego, 'Las tres cabras macho Gruff'. En él, tres cabras cruzan un puente bajo el cual hay un aterrador troll que quiere comérselas. Se olvidó poco después de la idea, pero de algún modo quedó ahí, germinando.

Pasado un tiempo, pensó en lo poderoso de la idea de un monstruo oculto en las entrañas de la ciudad, y en la propia estructura de Bangor, donde él vivía, y que está dividida en dos por un enorme canal. El paso del puente en la novela a una red de canales y alcantarillas era obvio, y la visión de un pasillo (que también vio como metáfora de un puente) en la biblioteca de Stratford que comunicaba las secciones de literatura infantil y adulta terminó de redondear la estructura en dos épocas de la novela.

Itportada1

En 1981, tras recibir un adelanto de tres millones de dólares por ella, comenzó a escribirla, y le dedicó cuatro años. En ese periodo de tiempo sus adicciones al alcohol (que arrastraba desde los setenta) y a la cocaína (droga de la que fue intensísimo consumidor entre 1976 y 1986) se incrementaron, y le hacían escribir a una velocidad furiosa y con un estilo verborreico e incontenible.

Sin embargo esa dependencia no le convirtió en un monstruo fuera de control. Cuenta su editor Chuck Verill que mientras King dirigía su única película hasta la fecha, 'La rebelión de las máquinas', "consumía a borbotones Listerine y pastillas. Pero aún así era un tío amable y coherente". Esa coherencia le permitió publicar entre 1986 y 1987 'It', 'Los ojos del dragón', 'Misery' y 'Tommyknockers'.

Todas ellas fueron grandes éxitos ('It' fue la novela más vendida en Estados Unidos en 1986), pero 'Tommyknockers' supuso un tropiezo crítico que hizo que King se planteara que su vida necesitaba un cambio. A partir de ahí vendría un bloqueo creativo momentáneo y un cambio en sus temas, abriéndose a géneros adyacentes como la fantasía oscura, y escribiendo novelas inconcebibles en el King de los ochenta, como 'Insomnia' o 'El retrato de Rose Madder'.

Pennywise1

'It', sin embargo, pertenece a una época furiosa y pesimista, donde los antagonistas de sus novelas son plasmaciones del Mal puro absolutamente invencibles. De hecho, 'It' es quizás el ejemplo más claro de este tema en toda su obra: con la edad lo ha ido matizando y haciendo más complejo, pero pocas veces se ha mostrado tan descarnado y salvaje como aquí. Las dependencias de King le hacían ser más directo y bronco, pero no afectó a su calidad literaria.

El examen final de Stephen King

'It' cuenta el enfrentamiento de un grupo de chavales (seis chicos y una chica) en los años cincuenta contra una encarnación maléfica que está aniquilando a los niños de su ciudad tomando distintas formas, aunque la más recurrente es la de un payaso siniestro llamado Pennywise. Y que cada 27 años esta fuerza maligna vuelve a atacar: descienden a las alcantarillas, donde se oculta, y le vencen (aparentemente).

27 años después, los caminos de todos se han separado, y solo uno de ellos permanece en la ciudad de Derry (una translación más o menos exacta, por cierto, de la propia Bangor de King). Los asesinatos vuelven a tener lugar y el Club de los Perdedores, como se hacían llamar, debe reencontrarse en Derry para enfrentarse a Eso.

Superficialmente, 'It' es la típica historia de enfrentamiento entre el Bien y el Mal que King ha contado una y otra vez, desde 'La torre oscura' a 'Apocalipsis' (la única novela de King más larga que It). Y no es el único tema habitual en King: la ambientación en los años cincuenta es recurrente en innumerables cuentos y novelas del autor, aunque quizás donde sea más patente en la novela corta 'El cuerpo', en la que se inspiró la película 'Cuenta conmigo' y que viene a ser un 'It' sin elementos sobrenaturales y casi sin componente macabro.

Desde un punto de vista más abstracto, hay más temas típicos de King en 'It'. Por ejemplo, el pasado sacudiendo el futuro. Quizás donde más ha sofisticado ese tema King ha sido en su saga de 'La torre oscura', aunque de nuevo hay múltiples ejemplos. Algunos muy conocidos: 'El resplandor' y esa vida anterior del hotel Overlook que se proyecta sobre el presente; 'Dolores Claiborne' y los crímenes del pasado pesando como una losa sobre el presente; o 'Verano de corrupción', que indaga en nuestra fascinación por el mal puro a través de los secretos que no deben ser desenterrados.

Sin embargo, King definió It en una entrevista con Time en 2009 como "su examen final en el terror". Es decir, se preguntó cómo sería "poner juntos todos los monstruos a los que un niño tiene miedo". Y es entonces cuando los libros de King dan el salto de terrores asombrosamente específicos, incluso banales en su cotidianeidad, a un tipo de terror más abstracto y universal.

Pennywise2

'El resplandor' trata del miedo al aislamiento. En 'Christine', el monstruo es un coche poseído. En 'Cujo', un perro rabioso. En los cuentos esa cotidianeidad se intensifica, y aparte de los objetos malditos típicos de la literatura de género, llega incluso a escribir sobre una lavadora industrial demoníaca. 'It', gracias a la naturaleza mutante de su villano, es todos los monstruos posibles.

Para ello, King recurre a una imaginería poderosa y primordial. Por una parte con un simbolismo que no hace falta más que la experiencia en los miedos comunes a toda la humanidad para desencriptar. Por ejemplo, con continuas referencias al agua, en escenas (el barquito en el mítico asesinato inicial, la presa que construyen los niños), escenarios (los Barrens, las alcantarillas) y el propio clima: a los personajes les está cayendo un chaparrón casi de continuo. Hay desagües que escupen sangre y suicidios en bañeras, hay un temor a todo lo que es líquido que entronca con el respeto y miedo intuitivo hacia el mar, y también es una metáfora del físico líquido del propio monstruo de 'It'.

Por otra parte, la universalidad de It viene de un monstruo que se puede convertir en virtualmente cualquier cosa que le da miedo a un niño. De fotografías antiguas a monstruos vistos en películas del cine y la tele, de payasos esforzándose con muy poco éxito por ser simpáticos a arañas gigantes. Y por supuesto, todo eso queda y permanece: no hay mucha diferencia entre los chavales aterrorizados por la oscuridad y sus contrapartidas adultas.

Pennywise3

Estos parecen haber triunfado laboralmente, pero no tanto en lo personal (¿un amargo recordatorio de King hacía sí mismo y su vida / carrera a principios de los ochenta?), atrapados en relaciones sentimentales tóxicas, inexistentes o sin descendencia. Los miedos que les atenazaban de niños no necesitan reencarnarse cada 27 años: han encontrado sus propios equivalentes. De hecho, había algo que les daba tanto miedo como las arañas gigantes: el miedo al rechazo, algo que todos compartían de un modo u otro, y del que han recibido sus buenas dosis siendo adultos (el caso de Beverly es el más obvio y devastador).

Pero… ¿es 'It' una novela perfecta?

La respuesta corta es que es muy complicado que una novela de más de mil páginas sea perfecta. Hay demasiado espacio para los altibajos. La respuesta larga es que 'It', pese a que King ya había dejado atrás los dubitativos inicios que arruinaban novelas como 'El resplandor' -a la que le sobran unos cuantos miles de palabras de relleno-, tiene unos momentos más afortunados que otros… sin por ello dejar de ser un libro extraordinario.

Significativamente, entre los momentos menos afortunados están los que no se han visto en las adaptaciones a televisión y cine, ni posiblemente veamos. Por ejemplo: el Club de los Perdedores descubre que It es un mal primordial que siempre ha estado en Derry imitando de forma muy poco creíble y práctica los rituales chamánicos de los nativos americanos. Una solución narrativa que exige demasiado al lector.

Stephenking

Eso sin contar con la famosa escena de la orgía infantil, famosa precisamente porque ha sido ignorada en las dos adaptaciones que se han hecho de la novela, y que King ha defendido con un tajante "es fascinante que se haya comentado mucho más una simple escena de sexo y tan poco sobre los múltiples asesinatos de niños". En ambos casos (sumemos a todo ello el tema Tortuga Buena, que conocerán bien los lectores de la novela), son elementos que dan alcance cósmico y espiritual al enfrentamiento entre el Bien y el Mal, además de enlazar con temas que están en la saga de 'La torre oscura', pero a menudo justifican una serie de comportamientos y conocimientos en los protagonistas algo arbitrarios.

Capítulos como el de la orgía infantil o la revelación psicotrópica no son tan redondos como los de horror puro, pero no impiden que 'It' sea la Gran Novela Americana de Terror.

Dejando aparte estos pequeños problemas, 'It' funciona como un camión de horror puro directo a las meninges del espectador. Su plantel de personajes, su escogidísima selección de miedos infantiles, la contundente prosa que un King ya maduro usa a su antojo, su inteligente salto entre épocas… todo ello conforma una novela de Stephen King que puede no ser la más directa ni la más concisa, pero sí que sirve para resumir perfectamente la forma de entender el terror por parte del autor.

'It' es, en cierto sentido, la Gran Novela Americana de terror, y no es a causa de Pennywise, ni del trasfondo cósmico. Posiblemente sea la descripción de Derry como epicentro del mal, las profusas y agotadoras descripciones de lugares y callejuelas, la sensación de fisicidad que esta deriva psicogeográfica por el horror deja en el lector lo que la hace tan grande. Los saltos en el tiempo solo refuerzan esa sensación: las personas cambian, pero Derry permanece. Y el mal residente en ella también, aunque esté aletargado.

Han pasado treinta años desde la publicación de 'It', y King ha cambiado mucho como autor. Le sigue obsesionando la intersección entre pasado y presente, y sigue teniendo esa a veces ambigua, a veces franca visión maniquea del Bien y del Mal, pero ha abierto de forma extraordinaria su abanico de temas recurrentes. Eso sí, cuando se trata de dar miedo y reflexionar sobre lo que da miedo, pocas veces ha dado en el blanco con tanta precisión como en 'It'.

También te recomendamos


Stephen King: los 13 mejores libros, las 15 mejores películas basadas en sus novelas


¿A dónde tienes que mirar en un partido de LoL?


'It' (Eso), el clásico de Stephen King estrena su primer y escalofriante tráiler: Pennywise está de regreso


La noticia

Por qué 'It' es la novela definitiva de Stephen King

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.

Chequea también

650_1200

Challenges facilones, algoritmos y mucho menos dinero para youtubers: el fin del YouTube que conocemos

"Odio, no me gusta, y me da bastante asco la dirección comercial que está adquiriendo YouTube. Yo entro en Tendencias [...] y de los 30 primeros vídeos, me gustan dos, o como mucho, cuatro. Los demás me parecen una puta basura, y lo digo en mayúsculas. Una puta mierda. Vídeos de niñatos para niñatos, vídeos estúpidos sin ningún tipo de sentido ni ningún tipo de gracia". Ese es el durísimo resumen de la situación actual de YouTube que ha hecho Jordi Wild, el youtuber del canal El Rincón de Giorgio. Es posible que le suene a muchos: es el décimo canal español con más suscriptores, 6,9 millones en el momento de publicar este artículo. Con ese mensaje comenzó el vídeo en el que ha anunciado su marcha de la plataforma, hastiado y decepcionado. Así prosiguió su mensaje: "A mí me encanta el humor surrealista, me encanta el humor tonto, el humor de hostias. Pero es que son vídeos cutres, mal hechos, sensacionalistas, con un clickbait cutre". [...] "El vídeo es cutre, es malo, yo he picado en clickbaits y he visto un vídeo de puta madre, y he dicho 'bien, me alegra haber visto esto'. El problema en este tipo de vídeos es que son una basura de retos asquerosos, con piscinas, mansiones..." [...] "En fin, que no me gusta el punto hacia el que está tirando YouTube y me empiezo a notar fuera de juego. Tendría que empezar a hacer cosas que me disgustan mucho. Todos hemos tirado hacia lo comercial muchas veces, sobre todo los canales que vivimos de ellos y tenemos un negocio. No os olvidéis, para mí y para todos los youtubers grandes, su canal es un negocio. [...] Lo que está triunfando últimamente me da mucho asco. Yo ya no consumo YouTube, me aburre YouTube". En el último párrafo está la clave: "me empiezo a notar fuera de juego". Jordi, que cumplió los 33 años el pasado mes de agosto, se refiere a cómo ha invadido YouTube una fiebre por los vídeos sobre challenges, bromas con cámara oculta y otros contenidos en general, a su juicio, vacíos de contenido mínimamente relevante o elaborado. Ahí van algunos títulos de los vídeos que forman parte de Tendencias en España a 20 de septiembre de 2017. Varios de ellos están realizados por adolescentes. Uno en concreto, por un niño de nueve años. VUELVO A LA MANSIÓN Y ME DAN UN REGALO SORPRESA [Dualcoc] ME VOY DE CASA Y ME DESPIDO DE MI NOVIA.. BROMA TELEFÓNICA A NUESTRO JEFE | Ft. Joaquin PA FRASES DE REGGAETON EN LA VIDA REAL 2 | Celopan PANCAKE "ART" CHALLENGE - CLASH ROYALE Creamos el CAFE mas GRANDE del mundo en la BAÑERA y nos METEMOS DENTRO !! ADIVINAS SU EDAD??? � 100% IMPOSIBLE MINECRAFT .EXE: ¡RETO DE LA BASE VS INFECCIÓN! �� ¡NADIE SOBREVIVIRÁ! A INFECTION #1! TRANSFORMANDO mi HABITACIÓN en 1 DÍA!! ¿¡ES POSIBLE!? REFORMO mi CUARTO!! No es algo puntual. Otros titulares del 11 de septiembre fueron "¡¡MANERAS de MOLESTAR a mi NOVIO!! 24H gastándole BROMAS! | FatiVázquez","LA PERSONA MAS RARA DEL MUNDO (BROMA) [Jeyx]" o "[¡¡¡Le hago una BROMA muy PESADA a PINO y después le REGALO un SAMSUNG S8+!!!". Insert coin Este auge que viene imperando en YouTube desde hace ya tiempo no es el único motivo de Jordi para alejarse un tiempo de la plataforma, claro. Él mismo cuenta en el vídeo que en el último año, su facturación ha caído un 80%. Por cada 100 euros ganados antes, ahora solo ingresa 20. De esto advirtió el New York Times en marzo: el éxodo de los anunciantes ya estaba cercenando los ingresos de los grandes canales. Allí se pusieron varios ejemplos, como el de un creador que pasó de ganar 6.000 dólares al mes a solo 1.600 con la misma audiencia, o el de otro que pasó de 2.500 a 700. Un problema añadido: los grandes canales de YouTube han alcanzado un pico en la monetización, más visitas no equivale a más dinero, así que han de buscar vías alternativas a la publicidad programática Lo peor es que este descenso no fue gradual, sino súbito: casi de un mes para otro, muchos youtubers comprobaron cómo con la misma audiencia o incluso más, sus ingresos se redujeron a la tercera parte o incluso menos. ¿El origen del problema? La publicidad que gestiona YouTube como única vía de monetización en general, cuando grandes anunciantes se marcharon de la plataforma, y el cambio de algoritmo que dejó fuera a muchos youtubers por albergar contenido "sensible" o marcado como exento por ciertos anunciantes. Vivir únicamente de la publicidad que gestiona Google en YouTube ha dejado de ser una opción para la mayoría de los grandes youtubers. Al menos para los de segunda fila, que cuentan con cientos de miles o algunos millones de suscriptores pero no forman parte. ¿La solución más elemental? Profesionalizar no solo los contenidos del canal, sino también su gestión comercial. Incluir anuncios dentro del vídeo protagonizados por el propio youtuber, o directamente hacer de todo un vídeo un anuncio, o añadir que el vídeo ha sido patrocinado por una marca determinada. Menos banners, más patrocinadores, más donaciones No es algo nuevo, pero sí algo que va a tener que ir acrecentándose. Ejemplos hay como el de MasterCard, Puma o Carrefour. Este último caso, de la youtuber Verdelis, fue especialmente interesante por cómo gestionó el paso a un modelo de patrocinios: hizo un sondeo entre sus suscriptores cuando le llegó la oferta y les informó días antes de que iba a aceptarlo. Alguien que entendió que la comunidad manda. Otra opción es apostar por otras vías de monetización que se puedan publicitar dentro del propio YouTube, como Patreon, un sistema de micromecenazgo para apoyar económicamente a creadores de todo tipo. Es algo cada vez más frecuente entre youtubers de cierto renombre para pedir a su comunidad una donación recurrente o al menos puntual en aras de que el canal siga siendo sostenible. PewDiePie, el youtuber con más suscriptores del mundo, es uno de los que utilizan Patreon. En su caso particular aprovecha su enorme fama y también vende merchandising con su imagen. Para YouTube esto también es un problema. Depender de sus creadores-estrella también es depender de que no abandonen YouTube para marcharse a otra plataforma (Instagram, Snapchat, Twitch) o directamente a un canal de televisión. Esto último lo vimos en España cuando Alma Obregón, del canal Objetivo Cupcake, dio el salto a Canal Cocina y comenzó a escribir libros sobre repostería. YouTube intentó acceder a la era post-publicidad con el lanzamiento de YouTube Red hace un par de años (10 dólares al mes a cambio de dejar de ver anuncios y acceder a contenido exclusivo de ciertos youtubers), algo que sigue sin despegar como quizás se esperaba. Lo que sí ha sido un fracaso sonado es YouTube Gaming, que llegó para rivalizar con Twitch y lo único que ha logrado en dos años ha sido disparar la fama del que ahora es un producto de Amazon que no para de crecer y se afianza como líder de los streamers de videojuegos. ¿Otra forma de censura? El conflicto con numerosos youtubers en torno a la monetización se vio agravado cuando YouTube afinó el sistema que automatiza la aparición o no de publicidad en base a las preferencias de los anunciantes para evitar aparecer junto a ciertas temáticas. Un caso que sirve perfectamente como ejemplo es el de Gaby Dunn, una youtuber angelina que hace unos días vio cómo perdía la monetización de sus vídeos con contenido LGBTQIA (lesbianas, gays, bisexuales, queers, intersexuales y asexuales), como explican en The Outline. ¿El motivo? Que es una categoría que suele ser restringida por los anunciantes, que a la postre son quienes ponen el dinero. YouTube, por lo visto, no ha puesto pegas con estas segmentaciones. Todo lo contrario. Welp it's begun. @youtube finally started demonetizing any and all LGBTQIA content on our channel. Bye bye that stream of income. pic.twitter.com/ZDGAOaID8C— GAB �️‍� (@gabydunn) 15 de septiembre de 2017 No es el único error: el Modo Restringido de YouTube, que llegó en marzo de 2017, en teoría iba a servir para que pudiese ser activado por padres o escuelas de cara a evitar que menores de edad viesen contenido inapropiado para menores. ¿El resultado? Acabó restringiendo vídeos relativos a la comunidad LGBT, incluido un emotivo vídeo de los votos matrimoniales de dos lesbianas. Otros youtubers simpatizantes de la extrema derecha estadounidense, también conocida eufemísticamente como alt-right, han pronunciado alguna queja similar por ver cómo sus vídeos dejaban de poder ser monetizados de forma repentina. Uno de ellos fue Mark Dice, quien también es escritor, en declaraciones a Daily Caller. En su canal suele humillar a varios medios de comunicación y ensalzar la figura de Donald Trump. "Creo que YouTube está cabreado porque muchos canales conservadores se han hecho muy populares en el último año y no quieren que podamos trabajar a tiempo completo haciendo lo que hacemos, ya que nuestro mensaje contradice casi todo lo que representan Google y YouTube". En el caso de España, más de lo mismo. El mejor ejemplo, por el nivel de fama del afectado, fue Wismichu. Publicó un vídeo titulado "El fin de YouTube" hablando de la caída de los ingresos, si bien algo después explicó que habían vuelto a remontar parcialmente en otro vídeo. El proceso de desmonetización ha acabado siendo un desastre tan grande que golpea incluso a vídeos exentos de contenido sensible bajo ningún tipo de vista, pero con comentarios negativos. Okay, so...YouTube keeps removing monetisation hours after videos are posted BECAUSE THE COMMENTS ARE BADRT for awareness this is unfair pic.twitter.com/fSia7YwEQf— ImAllexx (@ImAllexx) September 10, 2017 La sospecha que planea sobre todos los youtubers que han sido víctimas de este proceso es que se está dando la espalda a quienes han creado la fama de YouTube en favor de los anunciantes, lo cual difumina el futuro de la plataforma. El hecho de penalizar de una forma tan exagerada contenidos mínimamente susceptibles para cualquiera (desde apoyar activamente a Trump hasta dos lesbianas besándose) derivan en un correctismo mal entendido que se traduce en intrascendencia. Justo algo que nos devuelve a la queja inicial: YouTube enfoca sus recomendaciones en vídeos estúpidos. Volvamos a Tendencias Todo el asunto económico ha supuesto un duro bache para muchos creadores, pero de una forma u otra se puede llegar a tratar de compensarlo con ingresos por otras vías, al menos en ciertos tipos de canales. El problema es que cuando el algoritmo de YouTube promociona tantos vídeos como los que promociona actualmente, en torno a desafíos hechos por quinceañeros para quinceañeros, los mejores creadores se desmoralizan porque ven que con talento y esfuerzo no pueden competir contra el contenido irrisorio, que es lo que YouTube se empeña en publicitar, especialmente desde hace un año. Su algoritmo, cuyos detalles no son públicos, podría tener en cuenta ciertas variables en el título o en base al tipo de vídeo que suele subir cada canal. Pero, o no lo hace, o lo hace en favor de los tipos de vídeos mencionados. Con una monetización a la baja o cortada de raíz, y sin apoyo para la difusión de vídeos de calidad en Tendencias, marcharse a otra plataforma o monetizar de forma alternativa ganan enteros ¿Qué puede hacer un youtuber como Jordi Wild si YouTube antepone a niños pequeños creando contenido de muy baja calidad? ¿Cómo se sentiría un presentador de informativos si le desplazasen el telediario a la una de la madrugada porque la hora estrella la reservan para un programa intrascendente y obsceno? Si además los ingresos se reducen, el camino de salida se abre. Con estas decisiones, YouTube ha conseguido que se propague la creación de vídeos estúpidos como el de un chico que deja que otro le tire agua a presión en el hígado o sucesos como el de una adolescente que mató a su novio de un disparo mientras grababan un vídeo "gracioso" jugando, literalmente, con un arma de fuego. Lo más flagrante es que haya menores de trece años con canal propio en YouTube, monetizándolo y haciendo publicidad encubierta, y YouTube no haga nada pese a que en sus condiciones de uso dice de forma explícita que los menores de 13 años no pueden tener un canal propio y, que de tenerlo y detectarse, se procede a su clausura. Ni YouTube se cree sus propias normas. Tuma, con sus 580.000 suscriptores, estalló por el mismo motivo hace pocos meses. A su juicio, la calidad de YouTube ha caído en picado y se ha perdido el nivel de calidad que había antaño, algo que acaba afectando al total de la comunidad. Algunos youtubers cayeron en la trampa de crear "ese" tipo de contenido con la intención de obtener la recompensa de la visibilidad → visitas → dinero, y acabaron arrepentidos. Un ejemplo fue Juanmasaurus (350.000 suscriptores), quien declaró a eldiario.es haber atravesado una "crisis creativa" que le empujó a producir vídeos con los famosos challenges repetidos hasta la saciedad, de poco ingenio y menor ambición. ¿Qué dice YouTube? Desde Xataka nos hemos dirigido a YouTube España para preguntarles si hay algún plan más allá de YouTube Red (que, dos años después, sigue sin estar disponible en nuestro país) para revertir la situación de la monetización, así como si hay directrices en la compañía para impulsar el tipo de vídeos al que hemos hecho referencia antes. Para ambas preguntas solo hemos obtenido por respuesta sendos enlaces a artículos de Google sobre dichos temas (la monetización y el algoritmo de la sección Tendencias). La opacidad de YouTube, la toma de decisiones en contra de su mejor comunidad de creadores o la incapacidad para convencer a sus anunciantes de que no hay por qué huir de la libertad de expresión están acabando con el YouTube que conocíamos. No lo extrañaremos demasiado: su espíritu se mudará a otras plataformas. El vídeo breve ya es cosa de Instagram y Facebook, el vídeo largo pasará a manos de... ¿Twitch? ¿Nuevas posibilidades con Instagram? Veremos. También te recomendamos La incorrección ha sido el combustible de los youtubers y el mundo real está reaccionando a la contra Iba para notario, pero he acabado enseñando a jugar a millones de personas a Clash Royale Llevo más de 25 años trabajando en la misma empresa, ¿y qué? Entrevistamos a siete empleados senior - La noticia Challenges facilones, algoritmos y mucho menos dinero para youtubers: el fin del YouTube que conocemos fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .