Quien Quiera Oir Que Oiga

LA COLUMNA DE BELÉN VALLETTO: "MIL POEMAS PARA MILAGRO" ...

View on Facebook

ÁNGEL VIGLIOCCO SOBRE LA CRISIS EN LA BANDA MUNICIPAL: “NO QUERÍA IRME ASÍ”
El director de la Banda Bernardino Lépori renunció al igual que todos los miembros después de no llegar a un acuerdo económico con la Municipalidad por una diferencia de $5000. Vigliocco dijo que después de la presentación de la Banda en Brasil tuvo un altercado con el director de cultura Emmanuel Hernández y luego se sumaron otros pedidos, entre ellos el salario mensual que percibía el director y que repartía entre los integrantes de la Banda. “Me ofendieron, dudaron de mi honestidad”, expresó el músico con más de 50 años de trayectoria. Vigliocco indicó que Chiocarello no se comunicó más con él y que considera que su salida es definitiva porque desde Cultura ya afirmaron que abrirán una convocatoria para cubrir el cargo.
...

View on Facebook

Por el Barrio Central Argentino ! ...

View on Facebook

Por Las Varillas! ...

View on Facebook

HÉCTOR “EL OSO” ARÁOZ: “EL GREMIALISMO EN GENERAL VA DE LA MAFIA AL EMPRESARIO”
El compañero de lucha de líder sindical Agustín Tosco dijo que los gremialistas lo que menos defienden son a los trabajadores. También se refirió a la clase obrera, “mientras no sean conscientes de que pertenecen a la clase trabajadora, estamos jodidos”. Aráoz recordó a Tosco como una persona con ideales que nunca dejó su lugar de trabajo.
“El Oso”, como lo conocen sus compañeros opinó sobre los medios de comunicación y las reformas que quiere llevar adelante el presidente Macri. “Es terrible el achicamiento que está haciendo el Estado”, dijo.
Finalmente, advirtió que hay que empezar a organizarse y salir a la calle para defender los intereses de los trabajadores.
...

View on Facebook

AIASSITA

(Por Oscar Santiago Valletto para Quien Quiera Oír Que Oiga)

Así se lo recuerda aquí en Las Varillas, entre quienes fueron sus profesores y profesoras del Instituto “Gustavo Martínez Zuviría”, al primer RECTOR de la Universidad Tecnológica Nacional de origen cordobés. Ya el almanaque ha, desde unos cuantos años atrás, ido diciendo que el Ingeniero Químico Héctor Aiassa es noticia, porque sus actos así lo requieren.

Es que en aquellos cinco años en que estuvo en aulas del Instituto, no pasó desapercibido. Porque siempre tuvo lo suyo, porque su espíritu no fue precisamente el de un conformista; no fue ni un chico, primero, y después adolescente, de aceptar a todo lo que se le ofrecía desde la escuela como un todo empaquetado. Despierto, aunque no torrentoso, siempre atento a todo cuanto sucedía, muchas veces cuestionador… Sus rebeldías siempre tenían causa, y que no se las guardaba, aunque no todas las veces se las comprendían ni menos se las aceptaban.

Pero desde la dirección de la escuela y a la atenta mirada del Padre Lorenzo Mensa, siempre que supieron prestar atención -en él y otros y otras-, a las potencialidades de que disponían. Algunas veces no claramente manifiestas. Y esto lo podemos decir ahora con afecto, reverencia y admiración de Aiassita: sólo había que esperar…

Quienes conocieron de cerca y de lejos al Padre Mensa, saben que en él mientras fue párroco, Representante Legal y Asesor Espiritual del colegio, no cabían las discriminaciones ni menos las exclusiones. Siempre, ante situaciones casos muy graves, él siempre se pronunciaba por el rescate.

Un día la mamá, Lucia Giraudo, en su nombre y el de su esposo, don Leandro Aiassa, nos hizo saber que su hijo había comenzado en Córdoba una carrera universitaria. Pasados unos años nos trajo la noticia, con enorme satisfacción y orgullo, que Aiassita se había laureado como Ingeniero Químico. Recordamos cómo lo celebramos con una enorme alegría.

Primero, por la información que nos traían los estudiantes de la Tecnológica, que nos decían del beneplácito que significaba ser alumnos del Profesor Aiassa. Fue creciendo en prestigio; por eso lo que le siguió fue el ser elegido Decano de la Universidad Tecnológica de Córdoba. Con frecuencia fue apareciendo en los medios siendo nota, ya que su espíritu inquieto y hacedor lo impulsaba siempre con de propuestas innovadoras.

Un registro, como anécdota, de los que no se olvidan, en un ámbito más reducido, nos trae a la memoria, fue que un sábado a la tarde, cuando fuimos al colegio a soldar algunos bancos rotos, nos encontramos con Aiassita, que solitario, estaba recorriendo sus instalaciones. (Cabe decir que eran tiempos aquellos en que se podían dejar sin llave hasta las propias casas). Valió la pena disfrutar del espacio de la tertulia. Nos impresionó el grado de madurez y claridad que pudimos apreciar de sus ideas y proyectos.

Su sobria cortesía nos fue siempre reconocida y que iba más allá del saludo amable y breves conversaciones en encuentros ocasionales. Como muestra, cuando Luis Valletto presentó su primer libro en Córdoba, estuvo presente y hasta con un exquisito obsequio.

Son muchos los que recuerdan que, cuando su promoción celebró sus Bodas de Plata, años atrás, no solo que nos visitó sino que él en el Acto Académico fue quien pronunció el discurso. Y que bien hablando, poco tuvo de discurso, porque tuvo todos los ingredientes cargados de significados fueron propios de los sabrosos reencuentros. No se nos va a borrar, porque están escritas indeleblemente en nuestra memoria y en nuestros corazones, y porque además nos las hemos apropiado haciendo uso de ellas, algunas de las palabras que pronunció. Fueron textualmente las siguientes: –Ha llegado el momento de decir gracias y pedir perdón…

Poniéndolas en evidencia ahora, debemos decir que de ningún modo tenía ni tiene que pedir perdón, porque nos asiste el orgullo de haberlo tenido como alumno; ni tampoco agradecernos, porque los que estamos obligados a la gratitud, por la misma razón, somos nosotros.

Aiassita, el Ingeniero Químico, Rector de la Universidad Tecnológica Nacional, Don Héctor Aiassa, honra al Instituto Zuviría, honra a la Provincia de Córdoba, y por supuesto es seguro que seguirá honrando a la alta casa de estudios que ahora preside.
...

View on Facebook